martes, 8 de enero de 2008

La liposucción, lipoaspiración, lipoexéresis o lipoestructura

La liposucción, lipoaspiración, lipoexéresis o lipoestructura, que en tiempos recientes ha sido rebautizada como "Lipoescultura", es una operación que se usa para remodelar el contorno corporal, eliminando depósitos de grasa en diferentes partes del cuerpo, que son resistentes y no desaparecen con dietas ni ejercicios; sin embargo, no es un tratamiento para la obesidad.

En pacientes seleccionados esta técnica se puede usar en la cara, el cuello, la espalda, las mamas, el abdomen, las caderas, las nalgas, los muslos, las rodillas, las pantorrillas, los tobillos y los brazos. Los mejores candidatos para la lipoescultura son pacientes sanos, de peso normal o con un sobrepeso moderado, piel de buena elasticidad, tono firme y que no sea flácida, psicológicamente estables y con expectativas reales de lo que se puede logra, porque la lipoescultura tiene limitaciones; no puede eliminar la "celulitis" y si la piel es inelástica, quedará suelta y tendrá que ser recortada en una segunda operación. En procedimientos extensos, se usa anestesia general y puede ser necesario el internamiento en la clínica. Cuando el procedimiento es menos extenso, se puede realizar combinando anestesia local con sedación y puede ser ambulatoria. La grasa se aspira empleando tubos metálicos delgados (cánulas de liposucción) que se introducen a través de la piel por incisiones mínimas de 2 a 4 milímetros. En algunos casos, parte de la grasa aspirada se puede usar para rellenar otra zona (lipoimplante) donde se necesita. Aproximadamente el 50% de la grasa inyectada prende como un injerto de tejido adiposo, que es permanente y nunca se pierde. Así por ejemplo, la grasa aspirada de la barriga se puede usar para aumentar las nalgas o para rellenar surcos o depresiones en la cara. La duración del procedimiento es muy variable, dependiendo del número de las zonas aspiradas y será mayor, cuando se realizan lipoimplantes.

La lipoescultura y el lipoimplante son procedimientos seguros y muy efectivos, cuando son realizados por un cirujano plástico calificado, experimentado y con instrumental adecuado; sin embargo, como en toda operación se pueden presentar inconvenientes como hinchazón (edema), hematomas (colecciones de sangre), seromas (colecciones de suero), moretones (equimosis), alteraciones temporales de la sensibilidad, irregularidades en la superficie de la piel y asimetrías del contorno corporal, que eventualmente podrían necesitar una segunda intervención para corregirlas. Las complicaciones graves como la pérdida excesiva de sangre, embolia pulmonar o lesiones de la piel, son muy raras con las técnicas actuales. Cuando el procedimiento es extenso, se extrae sangre del paciente una semana o diez días antes de la cirugía, se almacena en un banco de sangre y al terminar el procedimiento se le devuelve al paciente (autotransfusión); también es muy importante infiltrar los depósitos de grasa que se va a extraer con "solución tumescente" que se prepara con suero fisiológico, al que se le agrega anestesia local y un vaso constrictor como la epinefrina (adrenalina), para disminuir el sangrado, evitar el dolor por un tiempo prolongado después de la cirugía y facilitar la lipoaspiración.

Al terminar la cirugía, se ponen prendas elásticas compresivas especiales sobre las zonas operadas, que se usan durante dos o tres semanas, para reducir lo más posible la hinchazón (edema) que causa un incremento transitorio de peso y distorsiona el resultado inmediato. La nueva forma del cuerpo no se podrá ver por varias semanas, hasta que baje la hinchazón y el resultado final puede tardar hasta un año. Los resultados son muy satisfactorios porque son permanentes, ya que los depósitos de grasa eliminados, nunca regresarán y las nuevas proporciones corporales y forma, se mantendrán; sin embargo, siempre es posible ganar peso si no hay un control alimenticio adecuado, especialmente durante los primeros meses después de la cirugía.

Regresar a tipos de Cirugía
Elevacion de senos (Mastopexia)

La mastopexia es una operación que sirve para levantar y remodelar el busto cuando está caído (ptosis mamaria). Las principales causas de la caída del busto son la edad, los efectos de la gravedad, el embarazo, la lactancia y la involución del tejido mamario después de la menopausia. La mama caída se caracteriza por estar debajo de su nivel original y porque pierde su volumen, su firmeza, la elasticidad de la piel y a veces presenta múltiples estrías. En algunos casos además de levantar el busto, es necesario reducir el diámetro de la areola, que es la piel más oscura que rodea al pezón. Cuando las mamas son pequeñas o han perdido su volumen después del embarazo, puede ser necesario combinar la mastopexia con un implante (prótesis) para restaurar el volumen y la firmeza de la mama. La mastopexia se puede hacer en mujeres de cualquier edad y con senos de cualquier tamaño; sin embargo, las mejores candidatas son las que tienen senos pequeños y caídos. Los resultados son mejores y mas duraderos cuando se combina la matopexia con implantes. Esta cirugía generalmente no altera la sensibilidad de la mama, no elimina las estrías de la piel y no interfiere con la capacidad de lactar; sin embargo, un nuevo embarazo, al igual que una nueva lactancia, pueden anular en gran parte los beneficios obtenidos por la cirugía. La anestesia es similar a la usada en la mamoplastia reductiva. Las cicatrices son similares a las de la reducción mamaria (mamoplastia reductiva).

Los resultados son muy satisfactorios en mujeres sanas, emocionalmente balanceadas y con expectativas reales de lo que se puede lograr.

Design konnio.com