martes, 8 de enero de 2008

Cirugía de los párpados (Blefaroplastia)

La apariencia de nuestros ojos es muy importante, porque son el punto focal de la cara y de nuestras expresiones; cuando las personas hablan, se miran los ojos. Los párpados superiores caídos y las bolsas de grasa en los inferiores, dan un aspecto de vejez o de cansancio y en algunos casos dificultan la visión. La blefaroplastia corrige estos defectos eliminando excesos de piel, de músculo y las bolsas adiposas, pero no puede cambiar la posición de las cejas, ni borrar totalmente las "patas de gallo" que se marcan más al reír por acción del músculo orbicular de los ojos; para corregir éstos defectos es necesario recurrir a la frontoplastia, que levanta las cejas o a las inyecciones de Botox que al debilitan el músculo orbicular, por varios meses. La cirugía se puede hacer en hombres o en mujeres que tienen bolsas adiposas y párpados caídos, ya sean de carácter familiar (hereditario) o por envejecimiento. Los mejores candidatos son los pacientes que están en buenas condiciones de salud, no fuman, no se exponen al sol sin protección y tienen expectativas reales de lo que se puede lograr con la operación, que demora dos a tres horas, se hace en forma ambulatoria, con anestesia local y sedación.

Las incisiones quedan escondidas en el pliegue natural del párpado superior y debajo de la línea de las pestañas en el párpado inferior. Las cicatrices al principio son visibles, pero con el tiempo se vuelven imperceptibles.

Después de la blefaroplastia los ojos no se tapan con vendajes y la mayoría de los pacientes pueden ver, leer o ver televisión; en la mayoría de los casos no habrá dolor, pero sí incomodidad después que pasa la anestesia, porque los párpados se sentirán tirantes y el paciente debe dormir con la cabeza elevada por unos días.

Los riesgos son iguales a los que pueden ocurrir con otros procedimientos quirúrgicos, siendo los más comunes hinchazón (edema), moretones (equimosis) y algún grado de asimetría de los párpados. En algunos pacientes la parte blanca del ojo (esclerótica) se pone roja pero no interfiere la visón y eventualmente desaparece sin necesidad tratamiento; en otros, puede haber dificultad para cerrar el ojo, porque el párpado inferior desciende mostrando la esclerótica (ectropión) y el ojo se verá más redondo de lo normal por un tiempo.

La mayoría de los pacientes se levantan inmediatamente después de la operación, caminan, leen y ven televisión, pero no podrán agacharse, ni hacer esfuerzos durante la primera semana; las mujeres pueden usar maquillaje para disimular los moretones, después que se retiran los puntos. Las actividades normales se reanudan gradualmente después de diez días, aunque las heridas pueden permanecer rojas o rosadas por varias semanas, hasta que completan su maduración. Los resultados son muy satisfactorios porque el rejuvenecimiento que se logra puede durar más de quince años y algunos casos es permanente.

Design konnio.com