martes, 8 de enero de 2008

Cirugía de la frente (Frontoplastia)

Es un procedimiento quirúrgico también conocido como "Lifting" o estiramiento de la frente, para corregir la caída de las cejas y las arrugas dinámicas de la frente ( líneas de expresión), que pueden ser horizontales o verticales; signos de envejecimiento que producen un aspecto de cansancio, tristeza o mal humor.

Los riesgos de esta operación son similares a los de otros procedimientos quirúrgicos, pero son poco frecuentes. La operación se hace en hombres o en mujeres entre los cuarenta y sesenta años de edad, ya sea en forma aislada o junto con otros procedimientos de rejuvenecimiento facial, como la cirugía de los párpados (blefaroplastia). Los resultados de la operación pueden durar entre siete y diez años, especialmente en personas que no fuman y no se exponen al sol sin protección. Las cicatrices son permanentes pero quedan escondidas dentro del pelo o en los pliegues naturales de la frente.

Después de la cirugía habrá algo de dolor que se controla con analgésicos, hinchazón (edema), moretones (equimosis) y alteraciones de la sensibilidad, que desaparecen con el tiempo. Para dormir, la persona operada deberá acostarse manteniendo la cabeza elevada durante los primeros días, con en fin de limitar en lo posible la hinchazón, que es normal después de la cirugía. Durante las primeras dos a tres semanas, el paciente no debe hacer esfuerzos o ejercicios físicos, después de lo cual podrá retomar gradualmente sus actividades normales.

Inicialmente no s e verá el resultado de la cirugía , debido a la hinchazón de la frente, que se puede extender a los párpados, alrededor de los ojos y en algunos casos hasta las mejillas. La recuperación puede tomar una a dos semanas, pero los resultados son muy satisfactorios, porque esta operación rejuvenece mucho, especialmente cuando se combina con otras operaciones estéticas.

Design konnio.com