martes, 8 de enero de 2008

Cirugía del mentón (Mentoplastia)

Es un procedimiento quirúrgico que corrige las deformidades del mentón (la parte final de la mandíbula), cuando su desarrollo es defectuoso o excesivo; las deficiencias son más frecuentes y muchas veces el diagnóstico se hace cuando un paciente viene para corregir una deformidad en su nariz.

El mentón es una parte muy importante de la cara, porque se le asocia a la personalidad y al carácter de una persona. Los defectos del mentón con frecuencia se presentan junto con defectos de la mordida (oclusión dental) manifestados por una mala relación entre los dientes del maxilar superior arriba y la mandíbula por debajo. La falta de desarrollo (micrognatia) se puede corregir con injertos cartílago de las orejas, de hueso, de grasa (tejido adiposo), implantes de silicona o la combinación de éstas alternativas.

La vía por donde se opera el mentón, depende de las características anatómicas de cada persona. Generalmente se prefiere hacer la incisión adentro de la boca, en el surco labial inferior, porque no deja cicatriz visible, pero en algunos casos, es preferible hacerla en el pliegue submental, debajo del mentón para disimular la cicatriz. Los implantes de silicona, tiene la desventaja de producir erosión del hueso del mentón después de varios años, por la presión continua que ejercen sobre el hueso y cuando esto sucede, se pierde parte del aumento logrado inicialmente. En raras ocasiones el implante de silicona se puede infectar y debe ser retirado para curar la infección con antibióticos. Cuando el mentón es demasiado prominente, se requiere una resección parcial del hueso.

Después de la cirugía se le indicará al paciente una dieta líquida el primer día y luego una dieta de alimentos blandos durante varios días. En los primeros días habrá un dolor moderado que se controla con analgésicos, edema (hinchazón) y moretones (equimosis) de la zona operada, que desaparecen después de una o dos semanas. También puede haber anestesia o disminución de la sensibilidad de la piel del mentón y del labio inferior, que puede tardar varias semanas en recuperarse y en casos muy raros, puede ser permanente.

Las actividades normales se pueden reiniciar gradualmente dentro de la primera semana y los ejercicios físicos o deportes, después de dos a tres semanas.

La cirugía del mentón con frecuencia se realiza junto con la cirugía de la nariz (rinoplastia) o con el aumento de los pómulos o liposucción del cuello. Los resultados son muy satisfactorios porque produce cambios estéticos muy importantes, que mejoran mucho la imagen corporal del paciente operado.

Design konnio.com